Plantas Medicinales: Un Laboratorio Perfecto

Las plantas son un verdadero laboratorio que, a través del agua que absorben del suelo, del dióxido de carbono que toman del aire y en una verdadera reacción de alquimia, los transforman en glucosa, que es almacenada por ellas en forma de almidón, como reserva para cuando se la requiera.

Todo este trabajo se realiza gracias a una reacción llamada fotosíntesis, donde el factor más importante es la energía aportada por el sol, que se ve facilitada por la intervención de un pigmento verde que solo tienen las plantas, me refiero a la clorofila.

La glucosa es un azúcar simple, origen de toda la vida en la tierra, y es a partir de ella que las plantas -por intermedio de su metabolismo- generan los llamados metabolitos secundarios, los que en la misma no cumplen un papel importante, pero que sí son el origen de una gran parte de los medicamentos que se encuentran en el mercado farmacéutico. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Propiedades de la naranja para aumentar las defensas

La naranja es un cítrico que además de tener un sabor dulce y agradable, posee diferentes propiedades medicinales. Dentro de las cuales se puede mencionar la propiedad de aumentar las defensas y mejorar la inmunidad.
Estos beneficios terapéuticos se obtienen gracias a ciertos nutrientes especiales.
La naranja es una fruta cítrica que logra aumentar las defensas del organismo, esta propiedad se obtiene gracias a su contenido en vitamina C.
Por cada 100 grs de naranja se aportan 48.5 mg. de vitamina C (cubre alrededor del 80% de los requerimientos diarios necesarios para un adulto promedio).
Beneficios de la naranja para mejorar la inmunidad
    * Aumenta la fagocitosis de sustancias extrañas al organismo.
    * Mejora la actividad de los leucocitos macrófagos, células que destruyen cuerpos patógenos.
    * Aumenta la resistencia a la aparición de enfermedades.
    * Reduce el estrés oxidativo y por ende, reduce la aparición de enfermedades degenerativas como el cáncer.
    * Aumenta la síntesis de anticuerpos.
Todos estos beneficios se obtienen consumiendo naranja diariamente. Si por alguna razón sufres de gastritis o inflamación intestinal, puedes optar por consumir zumo de naranja recién exprimido diluído en agua.
Para probar tolerancia, primero debes consumir 75% agua y 25% zumo de naranja, después 50% agua, 50% zumo de naranja y por último probar bebiendo 75% de zumo de naranja y 25% agua. Si lo tolerases correctamente puedes probar tomar el zumo de naranja 100% natural.
Recuerda que a través de los alimentos es posible aumentar las defensas y así enfrentar la aparición de agentes que puedan generar enfermedad.
Maria del Pilar Cancela

Naranjas, ¿enteras o en zumo?

La cantidad de calorías, azúcares y fibra es distinta según el modo en que se consumen. El mayor consumo de naranjas tiene lugar durante los meses de otoño e invierno. El clima de estas fechas permite que esta fruta desarrolle su valioso valor nutritivo que destaca por su contenido en vitamina C, ácido fólico, minerales y oligoelementos como el potasio, el magnesio y el fósforo, fibra, carotenoides y variedad de antioxidantes.
Las naranjas se consumen, en su mayoría, como fruta fresca o en zumo. Sin embargo, las propiedades nutricionales, la cantidad de alimento que se ingiere y, por tanto, los azúcares, las calorías y la saciedad, entre otros aspectos, son distintos según se tomen de una u otra forma.
Conocer las diferencias
Para muchas personas tomar un zumo de naranja en el desayuno o en cualquier momento del día resulta más apetecible, rápido y cómodo que comer la fruta fresca. En el caso de la naranja, la pereza de pelarla, la textura de su piel, el olor y la sensación pegajosa que deja en las manos son algunos motivos para decantarse por el zumo. No obstante, se han comprobado las diferencias entre consumir la fruta fresca entera o en zumo, por lo que conviene alternar las dos formas. Además, la costumbre de ingerir entre horas siempre o de manera habitual bebidas azucaradas (con azúcar), como los zumos de frutas, no es un buen hábito. Según se ha comprobado, no tiene el mismo efecto saciante comer la fruta entera, que esa misma fruta exprimida en zumo. Se aprecian puntos diferentes entre comer la naranja al natural o exprimida:
Cantidad. Es distinta la cantidad que se ingiere al tomar la fruta entera al natural o en zumo. Una naranja de tamaño medio puede pesar alrededor de 200 gramos y, una vez pelada, son comestibles unos 150 gramos. Sin embargo, se necesitan al menos dos naranjas para obtener un vaso de zumo de 200 mililitros. Por ello, se ha de comparar la composición nutritiva de 150 gramos de naranja frente a los 200 gramos (o mililitros) del zumo natural.
Fibra. La fibra de las frutas se localiza, sobre todo, en la piel y en la pulpa. En el caso de la naranja, la piel blanca que hay entre la cáscara y la pulpa es parte de la fibra, por lo que conviene retirar con cuidado la cáscara para eliminar la menor cantidad posible de fibra. Si en lugar de tomar la fruta fresca se prepara en zumo, no se aprovecha esta piel blanquecina y parte de la pulpa queda en el exprimidor, por lo que el zumo pierde bastante fibra natural. La naranja fresca aporta de media 1,7 gramos de fibra por 100 gramos, en comparación con un aporte casi nulo del zumo, 0,1 gramos por 100 gramos. La práctica tan común de colar el zumo, sobre todo cuando se destina a los más pequeños, hace que la escasa fibra que quedaba se elimine por completo. Por tanto, para aprovechar este nutriente conviene no colar el zumo y añadir la pulpa.
Saciedad. El poder saciante de un vaso de zumo de naranja es menor que si se consume la fruta entera. Esto se debe al contenido en fibra de la fruta fresca, que entre otras funciones tiene la capacidad de retrasar el hambre.
Absorción de azúcares. El contenido de fibra de un alimento, entre otros factores, ayuda a hacer más lenta la absorción de sus azúcares. Esto significa que los azúcares del zumo se absorben más rápido que los de la fruta fresca, ya que el primero tiene menos fibra. Este aspecto también justifica el menor poder saciante del zumo.
Respecto a los zumos envasados, en un análisis reciente realizado por EROSKI CONSUMER, se comprobó cómo los procedentes de concentrado son equivalentes en los parámetros nutricionales a los de naranjas exprimidas, si bien estos últimos son más naturales y en cata, gusta más su sabor.
En términos generales, el análisis reveló que ambos tipos de zumos aportan poca energía, unas 50 calorías por cien mililitros, bastante azúcar y vitamina C. En el caso de los zumos exprimidos, el azúcar procede naturalmente de la fruta, mientras que en los zumos concentrados, la legislación admite la adición de azúcares hasta una concentración máxima de 15 gramos por litro, para lograr el punto de dulzor equivalente a la fruta de la que procede.
Zumo de naranja en ayunas
El consumo de algunos alimentos tiene más efecto sobre ciertos órganos digestivos. Unos aumentan la secreción de bilis y la fluidifican (efecto colerético), por lo que favorecen la digestión en particular de las grasas, y otros estimulan el vaciamiento más o menos intenso de la vesícula biliar (efecto colagogo).
Tomada en ayunas, la naranja, y de forma especial su jugo, puede provocar un vaciamiento brusco de la vesícula biliar acompañado de molestias leves como náuseas o pesadez abdominal. Aunque estas molestias no revisten gravedad y son el resultado de una beneficiosa acción colagoga, aunque intensa, de los cítricos, explican el temor de muchas personas a tomar el zumo de naranja en ayunas. No obstante, en caso de sufrir colelitiasis, esto puede desencadenar un cólico, por lo que en esta circunstancia, el consumo en ayunas de naranja o su jugo está desaconsejado.
Seleccionar las naranjas adecuadas
Al igual que otros cítricos, las naranjas pueden ser de distintas variedades según el consumo al que se destinen. Las hay de mesa o de zumo y, entre ambas, se observa a simple vista una clara diferencia.
Por lo general, las naranjas de mesa tienen un tamaño mayor y una piel más gruesa que las de zumo, pero siempre conviene consultar la etiqueta para saber con certeza qué se compra. Las naranjas de mesa tienen poco zumo porque ésta no es su función. De ahí que se necesiten muchas para conseguir rellenar un vaso. Además, algunas variedades de naranjas de mesa no resultan adecuadas para exprimir, ya que confieren un desagradable sabor amargo debido al compuesto limonina, responsable del amargor, al entrar en contacto con la atmósfera y oxidarse.
INTERACCIONES CON MEDICAMENTOS
Estudios recientes han sugerido y constatado que determinados zumos de frutas afectan a la farmacocinética de ciertos medicamentos a través de la inhibición de los mecanismos de transporte. Una revisión de ensayos clínicos indica que el jugo de pomelo, el de naranja y el de manzana reducen la biodisponibilidad oral y, por tanto, los efectos paliativos de la fexofenadina, un medicamento antialérgico que se engloba en el grupo de antihistamínicos. En una de las investigaciones, los autores confirmaron que estos tres tipos de zumos reducían además la absorción de la etoposida, un agente anticancerígeno, así como de ciertos betabloqueadores usados para prevenir infartos y tratar la hipertensión, como atenolol, celiprolol, talinolol, y algunos antibióticos como ciprofloxacino, levofloxacino e itraconazol.
El zumo de naranja puede disminuir el efecto de diversos medicamentos, como algunos antihistamínicos, antibióticos o betabloqueantes.
Aunque la situación es compleja y son necesarios más estudios clínicos que diluciden todas las dudas, es prudente evitar el consumo de zumo de cítricos mientras se toman medicamentos. Una excepción clara es el hierro oral para el tratamiento de la anemia ferropénica. En este caso, ingerirlo junto con alimentos ricos en vitamina C y ácido cítrico, como el zumo de naranja, aumenta considerablemente la absorción del hierro al ser más biodisponible.
Fuente: Fundación Eroski
Publicado en Cítricos, Inmunologia, Naranjas. Comentarios desactivados en Naranjas, ¿enteras o en zumo?

El Gran Libro de las Dietas

Conocer los alimentos, sus propiedades, sus métodos de preparación, etc., se ha convertido en una prioridad para la sociedad actual. Profundizar en la sencilla aplicación de las bases prácticas de la nutrición es esencial para colaborar con el organismo y ayudar a restablecer el equilibrio…
Los menús terapéuticos presentados en esta obra responden a una necesidad muy clara de orden en los conceptos básicos de la alimentación. El exceso de datos, trucos y errores, han conseguido crear en la opinión popular una enseñanza confusa y de baja calidad que pone en juego la salud a todos los niveles. El objetivo primordial es presentar sencillos ejemplos, fáciles de reproducir en la cocina y aplicables a las más comunes patologías que encontramos cada día en cualquier hogar y que exigen de un control alimenticio. Colesterol excesivo, ácido úrico por encima de los niveles deseables, un desagradable empacho, estreñimiento, necesidades aumentadas de calcio, etc… son situaciones corrientes que precisan de un uso
adecuado de los nutrientes para nuestro beneficio. Utilizando correctamente los alimentos como herramientas para nuestro bienestar, descubriremos que en absoluto esta reñido el buen comer con una correcta nutrición.
Nutricionista: Laura Pire
Faro de Vigo
Editorial: Nobel
Páginas: 400
ISBN: 8484593428
Tamaño: 149.76 MB
Formato: PDF
Idioma: Español

var OB_platformType = 1; var OB_langJS = ‘http://widgets.outbrain.com/lang_es.js’; var OBITm = ‘1287318710808’;var OB_raterMode = ‘stars’;var OB_recMode = ‘strip’;

Publicado en Alimentacion, Comida, Consumo, Cuerpo, Dieta, Frutas, Libros, Naranjas, Naturaleza, Nutricion, Obesidad, Salud, Sobrepeso. Comentarios desactivados en El Gran Libro de las Dietas

Las 8 mentiras más grandes sobre la comida sana

Ni las espinacas dan fuerza, ni las zanahorias te hacen ver mejor. Aquí van los mitos más falsos que nos han contado sobre la comida “saludable”…
Las maravillas del marketing y los gurús de la comida sana nos han hecho creer que ciertos alimentos hacen milagros en el cuerpo humano: adelgazan, queman grasas, nos quitan el hambre o, inclusive, nos hacen más felices. Sin embargo, la mayoría de los mitos sobre la alimentación saludable son absolutamente falsos. Estas son las ocho mentiras más grandes que nos han contado sobre el tema.
1. Los alimentos integrales adelgazan
Muchos creen que “integral” es lo mismo que “dietético”. Grave error. Las harinas y cereales integrales cuentan con prácticamente las mismas calorías que los productos refinados. Sí se podrá decir que son más sanos por su alto contenido en minerales y fibras, y que ayudan a eliminar toxinas con más facilidad. Pero de ninguna manera adelgazan.
2. Las ensaladas de los fast food son la “opción saludable”
Nunca falta el que entra en McDonald´s y, en vez de pedir una hamburguesa como Dios manda, elige la ensalada porque es la “opción sana”. Una reciente investigación privada sobre las ensaladas que se venden en los locales de comida rápida determinó que estos productos están excedidos de sal y grasas. El ejemplo es lapidario: un Big Mac tiene 540 calorías y 1,040 miligramos de sal; mientras que una ensalada completa con pollo y aderezo cuenta con 530 calorías y 1,260 mg de sal. O sea que el Big Mac es más sano; o menos dañino. Y más rico.
3. Los productos 0% grasa son sanos
Es muy común que uno se sienta habilitado para devorar sin culpas toda clase de alimentos “0% grasa” (fat free en inglés). Mucha gente los consume porque piensa que, mágicamente, perderá peso. El problema es que, al quitar la grasa, gran parte del sabor original de estos productos es removido, lo cual obliga a los fabricantes a agregar azúcar y toda clase de químicos de origen dudoso. Por eso, los alimentos 0% grasa pueden ser peores que los comunes.
4. Las galletitas son mejores que el pan
Más mitos que se derrumban. Y una buena noticia para los amantes incondicionales del pan: las galletitas tienen muchas más calorías (420 en 100 gramos) que el pan (280 en 100 gramos) y también más grasa. Así que terminemos con eso de andar haciendo migas con las insoportables galletas de agua y pidámosle al mozo otra panera.
5. Los limones aportan vitamina C y no tienen azúcar
Es cierto que los limones aportan vitamina C, pero también es verdad que otras frutas tienen las mismas propiedades y son deliciosas. Tomen nota: un kilo de frutillas (fresas) tiene más Vitamina C que un kilo de limones y, aunque no lo crean, tiene menos azúcar. Por eso, basta ya de sacrificarse tomando jugo de limón para evitar gripes y resfríos, creyendo que eso nos hará todopoderosos. Las frutillas cuentan con las mismas propiedades vitamínicas y son definitivamente más ricas.
6. Las barritas de cereal hacen bien
En los últimos años se multiplicó la variedad de barritas de cereal en los quioscos. Muchos deportistas las consumen como complemento proteico. Lo que no todos saben es que estos cereales, mezclados con frutas y chocolate, pueden tener hasta el doble de azúcar que algunas golosinas convencionales. Hay que estar atento.
7. Las espinacas dan fuerza
Popeye sacaba unos músculos tremendos cada vez que comía su lata de espinacas. Y es cierto que esta verdura tiene hierro, pero no tanto como las lentejas, el hígado de cerdo o los berberechos. Además, las espinacas tienen sustancias laxantes y quelantes que hacen más difícil la absorción del hierro por parte del cuerpo humano.
8. Las zanahorias agudizan la visión
Comer zanahorias cual Bugs Bunny no nos salvará de usar lentes si realmente tenemos problemas de visión. Los betacarotenos que contiene esta verdura son precursores de la vitamina A, imprescindible para la fabricación del pigmento rodopsina, que mejora la agudeza visual en ambientes con malas condiciones de luz. Es decir: no por comer zanahorias vamos a tener la vista de un lince; a lo sumo veremos un poquitito mejor si está oscuro.
Por José Barki

var OB_platformType = 1; var OB_langJS = ‘http://widgets.outbrain.com/lang_es.js’; var OBITm = ‘1287232102004’;var OB_raterMode = ‘stars’;var OB_recMode = ‘rec’;
var OBCTm=’1287232102004′;

Publicado en Alimentacion, Cítricos, Comida, Consumo, Dieta, Frutas, Medicina Alternativa, Naranjas, Nutricion, Salud. Comentarios desactivados en Las 8 mentiras más grandes sobre la comida sana

Antidieta: Menu Semanal

Antidieta: Menu Semanal
Menú de lunes a domingo
La Antidieta propone un sistema de alimentación basado en el reloj biológico del organismo y en no combinar algunos alimentos.

El principio fundamental de la antidieta es una adecuada combinación de los alimentos. El régimen se basa en el descubrimiento de que ciertas combinaciones de alimentos se digieren con más facilidad y eficacia que otras. El elemento clave en juego es la energía; dado que la digestión es una de las funciones que producen mayor demanda energética. A su vez, esta energía es importantísima para la desintoxicación del cuerpo; y éste no puede eliminar los desechos tóxicos sin nuestra cooperación.
Lo que se busca a través de esta dieta es que la comida permanezca en el estómago, aproximadamente, sólo tres horas; de esta manera, se evita la fermentación, los gases, la acidez y la indigestión. Se pretende que los alimentos pasen rápidamente por nuestros intestinos; y la manera más rápida y eficaz de asegurarlo es no consumir más de un tipo de alimento por vez. Comer en forma simultánea dos alimentos concentrados (por ejemplo, carne y harinas) causaría que éstos se pudran y no puedan ser asimilados.
En consecuencia: si querés comer un bife, una porción de pescado o de pollo no hay problema; siempre que no lo acompañes de ningún otro alimento concentrado: nada de papas, arroz, fideos, queso o pan.
Con las carnes podés comer solamente alimentos de alto contenido de agua; o sea, con verduras hervidas o ensaladas crudas. Si querés comer papas o pastas acompáñalas solamente con verduras y ensaladas.
Ventajas: Es rica en vitaminas, minerales y fibra; regula los niveles colesterol y disminuye el consumo de grasas animales.
Desventajas: Si no se sigue correctamente puede provocar hipoglucemia y, finalmente, se tiende a perder músculo debido al bajo consumo de proteínas.
Esta dieta fue diseñada hace algunos años por Harvey y Marlyn Diamond. Después de su divorcio, Marlyn publicó un nuevo libro en donde descubrió algunos de los secretos que no se habían publicado en la primera versión. Así, en la “Nueva Antidieta” el objetivo es crear una combinación adecuada de los alimentos, para que se traduzcan en una digestión normal que dure entre tres y cuatro horas y, por lo tanto, consiga un ahorro de energía que luego podrá ser utilizada en otras actividades.
La Antidieta, también conocida como “Fit for Life”, se rige por los siguientes principios básicos:
– El secreto para tener un peso adecuado está en la combinación de los alimentos (ver lista de alimentos que no se deben de combinar).
– Nunca se pueden ingerir dos alimentos concentrados a la vez. Los alimentos concentrados son todos aquellos que no son ni frutas ni verduras.
– Según lo que plantea esta dieta, la digestión se basa en el reloj biológico del cuerpo, el cual consta de tres fases para su buen funcionamiento: La fase de eliminación -la cual se da entra las 5 a.m. y la 1 p.m.-, que consiste en la limpieza interna del organismo; la fase de apropiación -entre la 1 p.m. y las 7 p.m.-, que se refiere a la digestión; y la fase de asimilación – de 7 p.m. a 5 a.m.- o etapa de construcción, reparación y distribución.
Desayuno
Jugo de frutas preparado hasta con 400 gramos; ensalada de fruta fresca*
Almuerzo
Jugo de verduras con: zanahoria, apio, berenjena, tomate, pimiento y espinacas; crema de coliflor; ensalada de lechuga y ejotes, aceite de oliva y limón.
Cena
Jugo preparado hasta con 200 gramos de zanahoria; ensalada energética con lechuga, espinacas, pepino, tomate, zanahorias, apio, champiñones, coliflor, rebanadas de aguacate y ¼ de taza de semillas de girasol con aceite de oliva, limón y sal.
Desayuno
Jugo de frutas preparado hasta con 400 gramos; ensalada de fruta fresca*
Almuerzo
Jugo de verduras preparado con: zanahoria, apio, berenjena, tomate, pimiento y perejil fresco; piña fresca; ensalada de arroz con calabacitas, albahaca, orégano, lechuga, espinaca, alfalfa y aceitunas.
Cena
Fruta y ensalada preparada con: 2 jitomates maduros, 1 pepino, ½ aguacate, jugo de limón y sal de grano.
Desayuno
Jugo de frutas preparado hasta con 400 gramos; ensalada de fruta fresca*
Almuerzo
Caldo de verduras; papas al horno; guisado de zanahorias a la mantequilla, con cebolla, apio, bróculi, calabazas y ensalada César; col al curry.
Cena
Jugo de frutas o zanahorias y pepinos con nueces.
Desayuno
Jugo de frutas preparado hasta con 400 gramos; ensalada de fruta fresca*
Almuerzo
Jugo de verduras, ½ melón; ensalada de pollo al curry preparada con: lechugas, espinacas, brotes de alfalfa, milanesas de soja, espárragos y zanahorias.
Cena
Fruta, jugos y una bandeja de ensalada.
Desayuno
1 ó 2 tazas de cualquier fruta; jugo de naranja o un licuado de fruta.
Almuerzo
Sopa de coliflor; gluten en salsa de champiñones; ensalada verde a la francesa y pepinos al eneldo.
Cena
Fruta fresca y jugo de verduras (opcional); sándwich preparado con pan integral, aguacate y verduras.



SABADO-DESINTOXICACIÓN

Desayuno
Jugos de frutas
Almuerzo
Frutas (Si lo deseas, puedes comer más fruta o un plato de ensalada)
Cena
Licuado de dátiles o fresas preparado con agua, almendras, 2 cucharaditas de miel, 2 plátanos y 6 dátiles deshuesados, o bien, 6 fresas.
Nota: En este día puedes sufrir de diarrea por la eliminación de toxinas.
Desayuno
Ensalada de fruta preparada con fresas, kiwi, salsa de frutas y plátanos licuados con durazno.
Almuerzo
Jugo de zanahorias o fruta fresca; sopa con papas, cebolla, ajo, apio, zanahorias, calabazas, coliflor y especias (Si lo deseas, puedes sustituir la sopa por un sándwich preparado con: coliflor, pan, mayonesa, mostaza y alfalfa).
Cena
Jugo de verduras; pastel de papas y zanahorias a la mantequilla con albahaca y ensalada de espárragos.
*Se puede ir espaciando el consumo de fruta durante la mañana.
– Cualquier otra indicación, sugerencia o preguntas puede dirigirla al E-mail: nuevamedicina@yahoo.com

var OB_platformType = 1; var OB_langJS = ‘http://widgets.outbrain.com/lang_es.js’; var OBITm = ‘1287232102004’;var OB_raterMode = ‘stars’;var OB_recMode = ‘rec’;
var OBCTm=’1287232102004′;

Publicado en Alimentacion, Comida, Consumo, Cuerpo, Dieta, Drenaje, Frutas, Naranjas, Nutricion, Obesidad, Sobrepeso. Comentarios desactivados en Antidieta: Menu Semanal

Alimentos con Señales

Hay muchos alimentos que nos ayudan a mejorar nuestra salud, estado de ánimo, fatiga, mal humor etc. Definitivamente somos lo que comemos, así que ¿por qué no ayudarnos a estar siempre bien? si sabemos los beneficios de ciertos alimentos podremos mejorar nuestra vida diaria.

Por ejemplo, si eres de los que se cansan mucho haciendo cualquier esfuerzo cardiovascular la razón podría ser que comes muchas grasas saturadas (carnes rojas, lácteos sin descremar, aceites), esto genera una gran pesadez y cansancio, ya que estas grasas tardan en digerirse. ¿Te ha pasado que luego de una parrillada te cuesta dormir? pues bien, es por lo lenta que se hace la digestión y tu organismo no descansará bien. Otra causa puede ser la anemia, para evitarla es bueno consumir hierro, este lo puedes obtener de la soya, lentejas, espinacas, las almendras. La vitamina B también te puede ayudar, consúmela en el melón o la papa. El magnesio te da energía este se encuentra en los aceites de soya. Los alimentos que te reactivan el organismo son: los cereales integrales, la avena es fundamental con unas pasitas y esplenda sabe deliciosa, los frutos secos, el melón, la espinaca, por algo Popeye la comía ¿no? Si no te da tiempo de cargar con la comida encima y necesitas recuperar energía toma un té energizante, hay muchos en el mercado busca el que más te guste.
Si sufres de insomnio es muy importante estar atento a lo que comes antes de irte a la cama, ya que esto puede afectar tu sueño y súper cansada al día siguiente. Lo mejor es comer tres o dos horas antes de dormir, para que la digestión no interrumpa tu descanso. Pero, tampoco te acuestes con hambre, puedes consumir una comida que no sobrepase las 200 calorías, algo de leche descremada (estimula el sueño) una fruta con yogurt. Evita el café, los tés energizantes y el alcohol antes de dormir. Si saliste y tomaste algunas copitas, bebe agua antes de dormir para hidratar al cuerpo.
Para combatir la ansiedad debemos primero comprender que las mujeres están más predispuestas a sufrirla que lo hombres, así que es una condición femenina. Luego de entender esto, podemos ayudarnos consumiendo ciertos alimentos que bajan los niveles de ansiedad. La manzana es maravillosa, además de que tiene un efecto energizante, te llena muchísimo, calma el estrés por lo que baja la ansiedad. La lechuga tiene efecto calmante y de postre ¡una manzana!
Alimentos Con Señales”
Una zanahoria rebanada se parece a un ojo humano. La pupila, el iris y las líneas radiantes se ven justo como el ojo humano… y SÍ,  la ciencia ahora muestra que las zanahorias realzan en gran medida el flujo de sangre hacia los ojos y su función.
Un tomate tiene cuatro cámaras y es rojo. El corazón es rojo y tiene cuatro cámaras. La investigación muestra que los tomates son de hecho alimento puro para el corazón y la sangre.
Las uvas cuelgan en racimos que tienen la forma del corazón. Cada uva se parece a una célula sanguínea y la investigación de hoy muestra que las uvas son un alimento vitalizante para el corazón y la sangre.
Una nuez tiene la apariencia de un pequeño cerebro, con un hemisferio izquierdo y uno derecho, cerebros superiores y cerebelos inferiores. Incluso las arrugas o dobleces se encuentran en la nuez justo como en la corteza cerebral. Sabemos que las nueces ayudan a desarrollar más de 3 docenas de neurotransmisores para la función cerebral.
Los frijoles realmente sanan y ayudan a mantener la función renal y sí, se ven exactamente como los riñones humanos.
El apio, el ruibarbo y el Bok Choy y otros más se parecen a los huesos. Estos alimentos apuntan específicamente al fortalecimiento de los huesos. Los huesos contienen 23% de sodio y estos alimentos contienen 23% de sodio. Si no obtienes suficiente sodio en la dieta el cuerpo lo obtiene de los huesos, debilitándolos. Estos alimentos reabastecen las necesidades esqueléticas del cuerpo.
La berenjena, los aguacates y las peras apuntan a la salud y al funcionamiento de la matriz y el cuello cervical se parecen a estos órganos. La investigación de hoy muestra que cuando una mujer come un aguacate a la semana, balancea las hormonas, elimina el peso no deseado después y previene los cánceres cervicales. ¿Y qué tan profundo es esto?… Toma exactamente nueve meses para que un aguacate crezca desde la flor hasta el fruto maduro. Hay más de 14,000 constituyentes químicos fotolíticos en cada uno de estos alimentos (la ciencia moderna solamente ha estudiado y nombrado a 141 de ellos).
Los higos están llenos de semillas y cuelgan en parejas cuando crecen. Los higos aumentan la movilidad del esperma e incrementan la cuenta espermática, así que ayudan a reducir la esterilidad masculina.
Los camotes se parecen al páncreas y realmente balancean el índice glicémico de los diabéticos.
Las toronjas, naranjas, y otros frutos cítricos se parecen a las glándulas mamarias de las mujeres y realmente ayudan a la salud de los pechos y el movimiento linfático desde y hacia los pechos.
¡Las aceitunas ayudan a la salud y función de los ovarios.
Las cebollas se parecen a las células del cuerpo. Hoy la investigación muestra que las cebollas ayudan a limpiar los materiales de desperdicio de las células del cuerpo. Incluso producen lágrimas que lavan las capas epiteliales de los ojos.

var OB_platformType = 1; var OB_langJS = ‘http://widgets.outbrain.com/lang_es.js’; var OBITm = ‘1287232102004’;var OB_raterMode = ‘stars’;var OB_recMode = ‘rec’;
var OBCTm=’1287232102004′;