Aliviar el Dolor y el Cansancio de los Pies

Las afecciones como dolor y cansancio de los pies, son muy habituales. La rutina diaria, la actividad física o implemente estar parado durante mucho tiempo repercute en nuestra base de apoyo que son nuestros pies. Después de realizar esfuerzos, la sangre se acumula en ellos, y la incapacidad de los músculos por el propio cansancio impide que sean capaces de bombear la sangre de nuevo hacia la parte superior del cuerpo. Esto produce hinchazón y enrojecimiento…
Si a las personas con una circulación normal les ocurre muy habitualmente, en aquellas que padecen problemas circulatorios el riesgo es mayor. Asimismo el sobrepeso obliga a los pies a un esfuerzo mayor.
Otras causas del dolor en los pies puede ser ocasionada por:
-Juanetes: una protuberancia en la base del dedo gordo del pie, que se puede inflamar. Los juanetes a menudo se desarrollan con el tiempo, por el uso de zapatos estrechos o se heredan. En este caso, se recomienda usar zapatillas, sandalias o botas amplias, por lo menos durante una parte del día.
-Dedos en martillo: dedos que se curvan hacia abajo en forma de garra. El consejo es el mismo que en el caso anterior.
-Callos y clavos: engrosamiento de la piel debido a la fricción o presión. Los callos se forman en la región metatarsiana de los pies o en el talón y los clavos aparecen en los dedos. Los parches que se venden en las farmacias a menudo disminuyen la presión y el dolor, y los ácidos suaves disuelven la piel endurecida.
-Verrugas plantares: surgen por presión en la planta de los pies. Pueden eliminarse con preparaciones especiales que se venden en las farmacias, pero es preferible consultar al médico. Nunca se deberá cortarlas con hoja de afeitar. Porque es probable que sangren en forma profusa.
-Arcos caídos, también llamados pie plano: en ocasiones se recomendará el uso de plantillas a medida.
-Neuroma de Morton: es un tipo de dolor en el pie, que generalmente se centra entre el tercer y cuarto dedo, y resulta del engrosamiento e hinchazón del tejido alrededor de un nervio en el área. Los síntomas son hormigueo y dolores penetrantes, punzantes en la región metatarsiana del pie, especialmente al usar zapatos o a presionar el área. En este caso, se aconseja el uso de calzado cómodo.
Dolor y cansancio
Para prevenir el dolor de los pies se recomienda evitar calzados que aprieten demasiado los pies, impidiendo la circulación sanguínea y en el caso de las mujeres, los tacos demasiado altos. Asimismo, resulta muy gratificante para esta zona del cuerpo caminar descalzo, emplear zapatillas, cómodas, cuidar de su higiene y efectuar una sana alimentación que favorezca el riego sanguíneo.
También pueden utilizarse hierbas medicinales con propiedades antiinflamatorias y relajantes como aquellas que mejoran la circulación.
Para aliviar el dolor de los pies, se recomienda llenar un recipiente con agua tibia, y agregar dos cucharadas de sal marina. A la que se le puede agregar una infusión concentrada de manzanilla y menta.
La manzanilla por sus propiedades antiinflamatorias, resulta muy adecuada para reducir la hinchazón de los pies, así como para disminuir su dolor y cansancio.
La menta por sus propiedades relajantes y refrescantes, ayudará a aliviar el cansancio.
Remojar los pies durante 20 minutos. Luego secar y realizar masajes con crema humectante.
Pies Sudorosos: Causa de Mal Olor y Hongos
La cantidad de sudor que producen las glándulas sudoríparas de los pies depende de aspectos genéticos o hereditarios y de diversos hábitos. Hay personas que de familia sudan mucho, tanto en los pies como en otras zonas del cuerpo.
La utilización de calzado estrecho, poco permeable y además, con medias, aumenta también la producción de sudor. En cualquier caso, la retención de humedad en la zona, si el sudor no es eliminado rápidamente (cambio de medias, lavado de pies todos los días), las bacterias atacan el ácido úrico y otros elementos que lo integran, dando lugar a un desagradable olor característico.
Esta producción excesiva de sudor que, al ser degradado o modificado por las bacterias de la piel, producen una sensación negativa experimentada por los pies.
En consecuencia, estos padecerán de ardor, dolor, picazón, mal olor, enrojecimiento y afecciones como pie de atleta, hongos y uñas encarnadas.
Para ello se recomienda emplear medias de algodón, que absorban la humedad, evitar que el pie apoye directamente sobre el suelo en lugares frecuentados y donde la gente se descalza como los gimnasios, en zonas que podrían estar contaminadas por bacterias u hongos, ya que se transmite con facilidad.
No usar toallas de otras personas, limpiar bien los pies y colocarles talco entre los dedos, para que se mantengan secos.
El uso de plantas con propiedades fungicidas y antibacterianas ayudarán a eliminar microorganismos, mientras que otras colaborarán para disminuir la sudoración.
-Ajo: Por sus propiedades fungicidas resulta adecuado para combatir el dolor producido por la infección del pie de atleta.
1. Hervir 2 cabezas de ajo en un litro de agua y con esa infusión remojar y lavar los pies.
2. Macerar 9 dientes de ajo en aceite de oliva durante tres días. Aplicar el aceite resultante, con una gasa, entre los dedos de los pies.
-Vinagre de manzana: colocar los pies en una palangana con agua tibia y medio litro de vinagre de manzana. También se puede topicar la zona afectada y debajo de las uñas, directamente con el vinagre.
-Tomillo: sus propiedades antisudoríficas y antibacterianas son ideales para combatir los gérmenes que puedan producir ardor en los pies o evitar el exceso de transpiración. Realizar una decocción, durante 15 minutos, de 5 cucharadas soperas colmadas de tomillo, por litro de agua.
Para eliminar los microorganismos de los pies, que generan mal olor, se aconseja:
-Hamamelis: Esta hierba es rica en taninos los que le confieren su propiedad astringente y antiséptica. Lo que ayudará combatir la sudoración, cicatrizar si hay alguna lesión y contrarrestar la infección del hongo. Realizar baños de pies con infusión de esta planta.
-Cola de caballo: preparar una infusión con 5 cucharadas soperas colmadas de hierba seca, en medio litro de agua. Verter el líquido en una palangana y agregar agua hasta que esté tibia. Efectuar un baño de 20 minutos, varias vedes al día.
-Aceite de ciprés: masaje los pies todos los días, con la ayuda de unas gotas de aceite de ciprés.
-Coriandro: machacar un puñado de planta fresca, mojar una gasa o algodón en el jugo y aplicarlo en los pies luego del lavado.
Otro tratamiento alternativo para esta problemática:
-Ácido bórico: una vez por semana, antes de acostarse, y tras lavarse los pies con jabón, aplique ácido bórico en polvo entre los dedos de los pies, la planta y el empeine. Luego, póngase unas medias limpias y acuéstese con ellos.
-Bicarbonato de sodio: el remedio anteriormente descripto puede realizarlo empleando bicarbonato, en lugar de ácido bórico.
-Sales de baño: También se pueden utilizar para pediluvio o baño de pies ya que extrae parte del sudor y neutraliza la acidez donde encuentran su campo de cultivo los hongos, siendo muy buenas para estas afecciones.
About these ads
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: